/  Blog   /  La cadena productiva del libro

La cadena productiva del libro

Este texto no dirá nada nuevo para quienes trabajan en el sector, pero siento que es importante publicarlo pues el desconocimiento sobre el tema es aún extendido, sobre todo, entre los lectores que, muchas veces, no conocen todos los procesos que se requieren para producir ese libro que tanto disfrutan. Comentarios sobre los precios de estos bienes, por ejemplo, están sustentados en este desconocimiento. 

¿A qué llamamos cadena productiva del libro?

Al proceso a través del cual un texto escrito por un autor llega en forma de libro al lector. «Empieza en el autor, pasa por la editorial y llega al consumidor final a través de algunas organizaciones intermedias» (Maradei, 2013). Como toda cadena, esta tiene procesos o etapas que se van concatenando. Estos son:

  1. Proceso intelectual: Etapa en la que se produce el manuscrito original o en la que se compran derechos de edición o traducción, en caso se trate de una obra ya publicada previamente. Aquí es, pues, donde se produce esa materia prima que irá perfeccionándose y modificándose en la siguiente etapa.
  2. Proceso de producción material: Etapa en la que ese manuscrito se convierte en libro. Tiene dos partes, la primera es la preproducción, en donde el manuscrito pasa por un editor que lo revisa y propone cambios al autor hasta arribar al borrador final; por un corrector que limpia el manuscrito de erratas; por un diseñador que “viste el libro” y elige una portada que dialogue con su contenido; por un maquetador que diagrama los interiores en la “caja” elegida; y por un ilustrador, si se trata de un libro álbum, por ejemplo. La segunda parte del proceso es la producción industrial en donde el libro terminado pasa a un impresor. En nuestros días, esta última etapa puede obviarse, al contar con plataformas que permiten la publicación de libros en línea en distintos formatos. 
  3. Proceso de distribución y comercialización: Etapa en la que ese libro ya terminado llega a los lectores, ya sea por medio de la venta directa, por su venta en librerías o canalizando el circuito comercial a través de un distribuidor.

 

 

Gráfico que muestra un esquema básico de la cadena. Tomado de: Maradei, P. (2013). Administración editorial: herramientas útiles.

 

A estas etapas se suman actividades complementarias que dependerán del tamaño de la empresa editorial y que tienen que ver con su funcionamiento habitual (infraestructura, recursos humanos, finanzas, etc.). Para todo editor, conocer estos procesos y actividades es fundamental pues, como en toda industria, cada uno de ellos tiene un costo y, optimizarlos, repercutirá en sus ganancias. Conociendo la inversión necesaria en cada etapa y actividad, puede definir el precio de venta del producto, de manera que tenga un margen de ganancia.

Cabe señalar que hoy que se evidencia un boom de la autopublicación, algunos eslabones de la cadena se han perdido. Muchos autores prescinden de la etapa de producción material, convirtiendo la cadena en una de solo 2 pasos: el proceso de producción intelectual y el proceso de distribución. Esa etapa intermedia que añadía valor al libro, actualmente, muchas veces se sortea.

Ahora que ya sabes todo lo que implica hacer un libro espero que valores todo el esfuerzo y equipo humano que está detrás de esta maravilla. 

Post a Comment